menu Menú
I Love Sneakers

Review: Jordan XXXIII

Hemos probado las Jordan XXXIII y su sistema Fast Fit. ¿Qué opinaremos?

Hemos probado las Jordan XXXIII y su sistema Fast Fit. ¿Qué opinaremos?

Algo falla o tenemos un problema. Que las Jordan XXIII y sus 200€ de precio, llamadas a ser el tope de gama de Jordan, con cierta innovación y que prometan mucho pero luego no den tanto como se espera es siempre un problema. Y más aún si esos euros van a servir para jugar al baloncesto y, con ello, ayudar a los jugadores.

Vamos a ir desgranando el tema porque da para mucho.

¿Qué hemos probado aquí?

Sí, que hace mucho que hablamos de ellas y hay que recordarlo. Básicamente, un nuevo sistema de ajuste para que no tengamos que andar ajustándonos los cordones.

No son tan espectaculares como las Adapt BB, pero cumplen una función: ajustar sin mayores complicaciones. Desgranaremos esto porque algún pero hay. Por lo demás, visualmente son bastante espectaculares, son el tope de gama de Jordan y seguro que en más de una ocasión os dirán que de dónde ha salido esto.

Tracción

Pues empezamos un poco justo. Aunque la suela pueda parecer que va a agarrar, no os llevéis a engaño. Funcionan, pero relativamente justita en algunos casos.

Y es que el patrón funciona muy bien para mantenerlas relativamente limpias, pero genera más de un problema (y más de dos) en lo que a agarre se refiere. En exteriores, obviamente, va fetén. No puede ser de otra manera, porque si unas zapatillas no agarran es porque ya no tiene goma que abrasar… y porque ya nos habremos cargado unas zapatillas de 200€. Sin embargo, en interiores ya flaquea algo más de lo que debiera.

Review: Jordan XXXIII 1 - Jordan

En ocasiones el agarre no es todo lo bueno que cabe esperar de lo que es el modelo tope de gama de Jordan, fallando en algunos apoyos, tanto en suelo vinílico como en parquet. Que el parquet del Polideportivo Pisuerga no es el que está en mejores condiciones (habrá que acuchillarlo en algún momento, digo yo), es una verdad como un templo, pero al realizar apoyos, especialmente de salida, la sensación de seguridad no está ahí.

En suelos vinílicos tampoco es que el tema mejore. Si la pista está limpia, agarra bien, pero no tanto como podemos esperar. Si la pista está sucia… pues ya lo vamos comentando en otro momento.

La verdad es que es una pena, porque el patrón de la suela con esas pequeñas muescas puede hacernos pensar que iba a funcionar. De hecho, la goma de la unidad que hemos probado es bastante blandita con lo que no debería dar tanto problema, pero lo da.

Amortiguación

Aquí vamos con algo que ya puede ser subjetivo. ¿Qué trae? De momento dos cosas interesantes, funcionales y testeadas hasta la extenuación: sendas unidades Zoom Air tanto en el antepié (en forma de almohadilla) como en el talón (hexagonal en este caso).

Ambas funcionan como siempre se espera: generando una buena reacción tanto en los apoyos (cuando hay buen agarre) como en saltos, y protegiendo de manera más que aceptable en las caídas.

A pesar de estas dos unidades, la zapatilla va muy pegada al suelo, con lo que podríamos pensar que iría perfecto a jugadores rápidos, aunque no han sido precisamente las zapatillas más usadas durante la temporada de la NBA que va tocando a su fin.

Review: Jordan XXXIII 2 - Jordan

Y es que la EVA que rodea la zapatilla no viene precisamente en cantidades industriales y es una zapatilla quizá algo dura para nuestras preferencias, aunque se agradece que la unidad Zoom delantera no tenga un comportamiento tan random como tienen las Kobe I Protro o las PG2 que ya vimos el año pasado (que en apoyos hacen que el aire vaya trasladándose de una zona a otra… al menos es la sensación que da).

Es decir, aquí irá a vuestro gusto. Por aquí nosotros os decimos que pueden ser algo duras, pero porque las preferimos algo más blanditas. Nos hacemos mayores y las rodillas agradecen algo más blandito.

Ajuste

Aquí nos encontramos un poco con lo que esperábamos. Es decir, una zapatilla que ajustara bien, que sujetara el tobillo (importante) pero siendo flexible y sin problemas de tamaño.

Aunque el ajuste de talla sea el habitual que uséis (es decir, que es true to size), igual os apetece llevar media talla más si tenéis el pie ancho. En todo caso, esa media talla más también incluye algo de espacio en antepié de más, con lo que en algunos momentos os parecerá que hay más zapatilla de la que en realidad hay.

La primera puesta es algo difícil, ya que la zapatilla es algo dura y usar un buen calzador será una opción. Tened en cuenta que la construcción de la zapatilla es de una sola pieza (más o menos, no lo toméis al pie de la letra) y eso hace que la lengüeta no ceda todo lo que inicialmente podamos pensar.

¿Pero ajusta sin cordones? Pues sí, y mucho ya de inicio. El ajuste en la zona del talón-tobillo-empeine es brutal, de hecho es una de las zapatillas que más nos ha gustado en ese sentido. Y es que la presencia de una tira con velcro que ajusta todo el empeine y bloquea el pie es una gran idea.

Sin usar el sistema Fastfit de Nike, ya tenemos un bloque casi perfecto. Pero, porque siempre lo hay, el sistema tampoco es tan necesario. Es decir, cuando lo usas notas que hay algo más de ajuste… un par de milímetros, la verdad, poco más. Quizá es más que suficiente para hacer una diferencia, pero quizá por eso decepciona un poco. ¿Culpa nuestra? Quizá, porque teníamos unas expectativas un poco altas con el sistema de ajuste.

Ojo, aquí también podemos aplicar un aspecto subjetivo. Si os gustan las zapatillas bastante pegadas al suelo, perfecto.

Eso sí, tardaréis unas cuantas puestas en romperlas. Avisaos quedáis.

Comodidad

Aquí hay de todo. Para el día a día no son, ya os lo decimos. Al ser tan ajustadas, obviamente, se hacen complicadas para llevar todo el día. Y en la cancha…

Pues son calurosas, muy calurosas, extremadamente calurosas. Tanto como una caldera de lava.

Y es que esa sujeción de la parte posterior al final hace que el calor se quede ahí. A eso hay que unir la malla y las múltiples capas termofusionadas que sirven para generar una mayor resistencia a la torsión hacen que no sea una de las zapatillas que mejor transpiren.

No hablamos de transpirar a 30 grados en la calle, sino en condiciones más o menos normales, un día cualquiera a finales de marzo en Valladolid.

Molonismo

Pues a ver, molan. Y molan mucho. Llevar un pedazo de innovación como éste está bien. O no.

A pesar de que pueden ser feas si tenemos en cuenta los estándares de mucha gente, en realidad no lo son tanto. Toman una forma de media caña clásica aunque con materiales modernos y un sistema de ajuste qeu no va a dejar a nadie indiferente.

No suena como el wirrrrrrrrr de las AdaptBB pero el clicclicclic del ajuste seguro que deja más que boquiabierto a alguien en la cancha. Aunque hay que decir que nuestra unidad no se ha portado demasiado bien, la verdad…

¿Cómo funciona FastFit?

Pues habréis leído hasta la náusea sobre ello pero bueno, lo explicamos rápido. Se trata de una unidad bajo el arco del pie en la suela de la zapatilla que consta de varias partes:

  1. Unos hilos de nailon resistentes que van unidos a la zapatilla a través de varios remaches.
  2. La tira de goma sobre el empeine que tira de esos hilos.
  3. La unidad bajo el arco del pie (una colocación más que bien elegida, las cosas como son) que tensa esos hilos de nailon.
  4. Una trabilla en la parte interior de la zapatilla que sirve para destensar esos hilos.

Que el sistema mola aunque no sean robocordones no seremos nosotros quienes lo neguemos. Y aunque los hilos de nailon puedan parecer endebles, de momento han aguantado.

No podemos decir lo mismo de la trabilla para liberar el sistema que se queda ligeramente bloqueada… vamos, ligeramente… que rara es la vez que no tengamos que intentar que se libere la zapatilla dos o tres veces antes de conseguirlo. Si no más.

Conclusión

Pues, a ver. No son nuestras zapatillas. Y aunque entendemos que puedan tener su público, no entendemos que tengan unas cuantas cosas que no se pueden permitir en un buque insignia como éste.

Son duras, los materiales quizá no sean los más impresionantes (quizá nos esperábamos algo más que una malla clásica), el FastFit no parece estar muy bien afinado y todo el conjunto no es tan impresionante como parece.

¿Son efectistas? Sí. ¿No tan efectistas como podíamos imaginar? También. Que Nike además parece que maltrata un poco en los últimos años a los buques insignia de Jordan haciéndoles pasar un poco por el ostracismo, más que probablemente.

Si a esto añadimos que el precio es elevado, nos encontramos con un producto exclusivo muy raro. Exclusivo por tecnología. Pero exclusivo también porque no vende.

Pero si tenemos en cuenta que el baloncesto vende poco y cada vez menos, igual ya no hay mucho más que decir.

Jordan XXXIII

200€
7

Tracción

5.0/10

Amortiguación

7.0/10

Ajuste

8.0/10

Comodidad

5.0/10

Molonismo

10.0/10

Pros

  • El FastFit es molón
  • El ajuste en la zona posterior del pie es brutal
  • Para quien os gusten las zapatillas pegadas al suelo, pueden ser vuestras
  • A ver, molan mil

Contras

  • Tracción inconsistente... o mala.
  • Calurosas. Podréis hacer pizza.
  • El precio no las hacen aptas para todos los públicos
  • La liberación del FastFit no funciona fina


Anterior Siguiente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

keyboard_arrow_up