Comparte

No, no somos precisamente de correr en esta casa, pero sí de gimnasio. Y como la curiosidad que teníamos por Under Armour merecía una oportunidad, cuando nos llegaron las Threadborne Fortis 3 (junto con la camiseta de malla de la misma serie y unos pantalones de compresión) pensamos que igual alguna alegría nos daban, pero no esperábamos tanta alegría.

¿Qué tenemos aquí?

Pues unas zapatillas de running. A ver, no corremos mucho en esta casa… o sí. En los partidos de basket hacemos lo posible por mantenernos un poco bien, hasta para correr algún contraataque, pero sí vamos al gimnasio (menos de lo que querríamos) y allí habitualmente corremos como forma de calentamiento. Aunque las TF3 estén pensadas para correr, la verdad es que por materiales y ajuste creíamos que podría encajar en un entrenamiento de gimnasio no excesivamente intensivo y, lo más importante, soportar nuestros más de 100 kilos sin problemas. Y sí, lo han conseguido.

Si pasamos a la descripción de la zapatilla, nos encontramos un upper tejido con un calcetín en la zona del tobillo/talón, sin ningún tipo de contrafuerte (esa labor la hace el calcetín, veremos algo más sobre eso más adelante) y con una mediasuela Charged Cushuioning® de doble capa (según dice la propia marca). La suela tiene un dibujo correcto y el material es duro… pero agarra de maravilla, incluso en mojado. Si estáis necesitáis información aún más técnica, deciros que el drop es de 10 mm y tienen un peso de 270 gramos. Esto ya os decimos que esto es lo que nos dice la marca y ahí poco podemos añadir. Pero sí, son livianas.

Vale, me picas la curiosidad, cuéntame más

Te cuento más, impaciente

A ver, vamos a ir por partes, porque al ser unas zapatillas que no usamos habitualmente, no las podemos juzgar de la misma manera que juzgamos a las zapas de baloncesto.

Ajuste

Son cómodas, muy cómodas incluso para nuestro peso (ya os lo hemos dicho, rebuscad), con una juste en el empeine prácticamente perfecto gracias al material con el que están hechas las zapatillas. Quizá podrían llegar a agarrar un poco mejor si incorporaran algún elemento extra en los laterales del empeine, sobre todo si las vamos a usar para gimnasio, donde esos apoyos pueden llegar a ser más comunes que corriendo, pero aun así da una sensación de ajuste apretado, pero sin llegar a ser incómodo. Además, al ser el material ajustable, permite que los que tenemos el puente un poco elevado tengamos un espacio extra.

Este espacio extra, sin embargo, nos sobrará en el antepié, dando lugar a una sensación muy extraña, porque notamos cómo los dedos quizá no van todo lo apretados que esperábamos en una zapatilla como esta. No es una sensación mala, pero sí extraña, toda vez que todas las zapatillas que han pasado por el jinasio no nos han provocado nunca esa sensación. Esa amplitud también se nota en la anchura disponible, con lo que los pies muy anchos lo agradecerán, mientras quienes tengáis el pie un poco más fino sentiréis cómo se os pierde el pie un poco dentro.

Punto raro para el talón, ya que la falta de contrafuerte puede hacer que para mucha gente falle eso, pero nosotros no hemos tenido ningún problema. Además, esa falta de contrafuerte también ayuda a que haya menos rozones e incluso a que nos dé una comodidad extra en esa zona. Todo es acostumbrarse, pero para el refuerzo que llevan otras zapatillas, mejor prescindir de él.

Comodidad

Pues como decían en el anuncio de las natillas, repetimos: cómodas no, comodísimas. Es cierto que la amortiguación al principio hay que acostumbrarse a ella (volveremos al tema), pero acaban siendo unas zapatillas muy fáciles de llevar. Como el sistema de cordones es el normal y habitual, habrá a quien le cueste encontrar el ajuste, pero hay que decir que no hay una presión innecesaria ni siquiera en el puente que tenemos, agradeciéndose a veces ese espacio extra. Eso sí, probadlas antes, por favor. No es una zapatilla precisamente convencional y sí es verdad que si os van un poco grandes de largo, pueden dar lugar a sensaciones extrañas.

Y transpira de lujo, así que eso también es bueno para garantizar la comodidad, porque si el pie pasa calor, mal asunto.

Tracción

Manías del baloncesto, pero la tracción la consideramos importante. En una zapatilla de running quizá no sea tan importante porque los movimientos al final son relativamente sencillos: p’alante y cambio de dirección*, con lo que acaba siendo más importante una buena reactividad para garantizar el impulso que otra cosa y la tracción suele ser buena en casi todas las zapatillas. Pero si llueve, ya tenemos jarana.

Aunque es verdad que estos últimos meses apenas ha llovido, sí hemos podido comprobar que con suelo mojado (gracias nieblas) la zapatilla tracciona bien en mojado, no sufriendo resbalones notables (alguno sí hay, obvio) aunque nos quedamos con las ganas de probarlo en tierra o, mejor aún, superficies heladas.

Amortiguación

Pues volviendo a lo que os comentábamos antes, la amortiguación es buena aunque requiere un cierto tiempo de adaptación si vienes de otras tecnologías muy reactivas o blandas (por ejemplo una mediasuela de Adiprene+ muy gorda o Lunarlon), pero una vez hechos a ellas y con los pies acostumbrados a las zapatillas, son muy reactivas y, aunque parezcan unas zapatillas un tanto aparatosas, el Charged de la mediasuela (de doble densidad, por cierto) viene de maravilla, con la parte superior haciendo las veces de una placa rígida, pero con una parte inferior blanca muy reactiva, que, como facilita mucho el rebote, también hacen que las sensaciones sean buenas para mover esos kilos de más.

Todo esto nos sorprende aún más porque se supone que son unas zapatillas para rodar rápido (y la zapatilla lo pide, las cosas como son) y rodar rápido está reñido con un exceso de peso y el trote cochinero que llevamos habitualmente, pero al ser neutras, la verdad es que aquí sólo podemos decir que bien, que muy bien.

Molonismo

Bueno, pues aquí la nota baja. No porque no sean unas zapatillas molonas, sino porque son unas zapatillas técnicas pensadas para un uso técnico. Under Armour no está habitualmente considerada como una marca de moda y aunque está haciendo sus pinitos en el lifestyle con varias cosas (el acuerdo con A$AP Rocky, por ejemplo, su línea de ropa o los trabajos con Concepts o las signatures de The Rock son interesantes puntos de partida), en este caso no podemos decir otra cosa que son unas zapatillas técnicas.

Ojo, eso no quiere decir que la versión que hemos probado (negra, con detalles rojos) no sirva para lo que están pensadas, pero sí hemos de tener en cuenta que irán mejor acompañadas de unas mallas de correr y una camiseta al efecto (como la Threadborne gris que os mostramos en las imágenes).

Ojo, molonismo no significa molar, ¿eh? A ver si os lo vamos a tener que explicar ahora.

sí, esto es un gif

En resumen, ¿qué hago?

Pues si tu peso se ajusta correctamente a las zapatillas y quieres probar unas zapatillas para correr cómodas y no muy convencionales, son una opción más que recomendable para correr, sobre todo si ya has probado unas UA antes y quieres continuar con ellas. La tecnología Threadborne es interesante y es muy resistente, junto con una suela perfecta para muchos terrenos creando un conjunto cómodo para ponernos en forma, y aunque no esté pensada específicamente para gimnasio, sí cumplen perfectamente para una actividad no demasiado fuerte.

Y si te está picando la curiosidad por hacerte con unas Under Armour para probarlas, ésta es tu oportunidad y desde aquí te animamos a hacerlo. Eso y a llevar una vida un poco más activa, que al final estamos todo el puñetero día sentados y nuestros cuerpos están hechos para moverse.

Dicho esto, agradecer a Under Armour las que son nuestras zapas de jinasio de aquí en adelante para ver si conseguimos ponernos en forma sin que sufran demasiado las articulaciones (y con ganas nos vamos quedando de que llegue toda su línea UAS, que tiene cosas muy interesantes).

* Que sí, que sabemos que correr es way much complicated than that.

Under Armour Treadborne Fortis 3

120€
8.2

Tracción

9.0/10

Amortiguación

10.0/10

Ajuste

8.0/10

Comodidad

8.0/10

Molonismo

6.0/10

Pros

  • Son amplias en el empeine
  • Agarran estupendamente en cualquier superficie, incluso en mojado
  • Los detalles reflectantes son perfectos
  • Mucho más ligeras de lo que parecen
  • Muy bien amortiguadas, para uso casual

Contras

  • Ese exceso de anchura puede ser incómodo para pies estrechos
  • La falta de contrafuerte en el talón puede hacer que causen sensaciones extrañas para corredores experimentados
  • Pasarán desapercibidas si lo que quieres es llamar la atención
In this article


Join the Conversation

En esta web usamos cookies, como es normal EN TODO EL PINCHE INTERNET; si quieres saber cuáles son, haz clic aquí, donde podrás también ejercer tus derechos del RGPD.

ACEPTAR
Aviso de cookies