menu Menú

Una semana con las Jordan Fly '89 en los pies

Bueno, pues ya está. Hemos estado una semana entera con las Jordan Fly ’89 que nos hizo llegar Nike en los pies y el resultado es relativamente bueno. Este relativamente os lo iremos desgranando en esta review. ¡Al turrón!

Lunarlon: un acierto.

Reconozcamos que usar Lunarlon en la zapatilla es todo un acierto… para el día a día. Son cómodas, quizá incluso demasiado blandas, pero puedes estar todo el día con ellas sin que cansen, algo que con unas maltrechas rodillas y muchos kilos que mover, acaba siendo útil.

Eso sí, si te gustan las zapatillas un poco holgadas que transpiren mucho, no va a ser ésta tu zapatilla. La tela elástica no es precisamente un material que ceda y la zapatilla en realidad tiene poco espacio disponible en su interior. Tanto que el marcar los dedos de los pies será algo habitual, especialmente si tienes el pulgar apuntando hacia arriba. Pero a la larga, ya os decimos, son cómodas y aunque aprieten en algún caso (especialmente con pies anchos), no acaban generando mucho cansancio.

Eso sí, si no os gustan las zapatillas especialmente altas y blandas, ojo, porque os podrán causar malestar en los gemelos. Ah, y una cosa buena: durante esta semana no se ha deformado la zapatilla. Y os aseguramos que nos ha pasado en alguna otra zapatilla con construcción endeble.

¿Un homenaje?

Si vais a hacer la rima de homenaje, cogemos el Scattergories y nos vamos. Hecho el apunte viejuno, el uso de diferentes elementos de las Jordan IV (las alas laterales y el talón) no se nos antoja suficiente como para relacionarlas con dicha zapatilla. Más que nada porque ahí se acaban las similitudes y, aunque entendemos que cualquier día es bueno para un regalo o un homenaje, que hayan pasado 28 años no acaba de hacernos ver qué puede tener de homenaje. A esto hemos de añadir que a la vista se parecen (y mucho) a las LunarCharge… o también a una zapatilla de otra marca que tanto hype genera con raperos que antes estaban con Nike. Aunque igual que 3 diseñadores de Nike se fueran a esa marca allá por 2014 tiene algo que ver y por eso quieren en Nike reducir el ciclo de llegada de los productos al mercado.

Parecen endebles, pero no.

Volvamos al tema de la construcción endeble. El upper de tela y la suela Lunarlon pueden hacernos creer que la zapatilla no es la más armada del mercado y que cualquier tropezón va a resultar en un esguince de tobillo, pero no. En realidad toda la zona del talón viene bastante bien armada, a lo que ayuda la pieza de las Jordan IV del talón y los refuerzos laterales inferiores (a los que van unidos las alas).

Esto es lo que más puede llegar a molestar de la zapatilla, pero si las vas a llevar puestas todo el día, este extra de ajuste viene bien. Lo que sí es raro es la parte de la lengüeta, ya que al llevar una construcción más alta de lo habitual la misma se arruga, algo que se nos antoja difícil de evitar, salvo que tengáis un zancarrón como el de un lechacico.

Algo malo tendrán las Jordan Fly ’89, ¿no?

Pues sí. Aunque sea una zapatilla relativamente equilibrada para un uso diario, desde luego que tiene cosas malas, aparte del forzado homenaje (inserta aquí rima) a las Jordan IV, no estar hechas para pies anchos o ese arrugado de la lengüeta.

La primera es esa tendencia chunga que tienen ciertas zapatillas de Nike de no hacer tierra y obligarnos a concentrar electricidad estática y de la que parece que nadie se queja. Que sí, que mucho shape y mucho quejarse de acabados, pero de esto y de las suelas para hacer esquí poco comentáis. Y, ojo, esto de la estática puede parecer una gilipollez, pero en cuanto estás en un ambiente tóxico (es decir, un centro comercial o una oficina con suelo vinílico o moqueta) es un verdadero incordio porque no puedes tocar nada metálico ni a la persona que tengas al lado. Eso sí, un par de horas en uno de esos ambientes y a cargar la batería de tu coche eléctrico.

Otro fallo de estas zapatillas es que son calurosas. Y eso a pesar de que no ha llegado el calor extremo del verano, con lo que si a 25º notamos que nuestros pies hierven llegamos a otro problema serio de la zapatilla: no transpiran. Vale, no están hechas para ir al gimnasio ni correr con ellas, pero una zapatilla de la colección primavera-verano no debería dar esos problemas. Me imagino ir a una reunión de trabajo en verano con las Jordan Fly ’89 y, mira, mejor me voy con las menorquinas.

Por último, sinceramente, esperamos más de Jordan… o de Nike. Ya no por la zapatilla, que por discreta puede llegar a pasar desapercibida, sino porque genera una sensación de decepción tremenda. Nos encontramos ante unas zapatillas de línea (hechas en Vietnam en esta ocasión) en las que la calidad de los acabados supera con mucho a la de otros modelos de un coste superior, al menos en lo que se refiere a lifestyle. ¿Por qué sucede esto? Nos gustaría tener una explicación, pero no la tenemos. Y junto a lo anterior, mucho nos tememos, será otro producto que pase sin pena ni gloria por las estanterías de… de… de… ¿de la web de Nike y alguna cadena grande? Seguimos sin entender que se pretenda convertir en limitado un producto como éste: es un producto demasiado bueno como para que nazca devaluado de serie con una disponibilidad limitada sin ser una edición que vaya a crear el hype necesario como para que lo parta.

Nuestra conclusión: si tienes los 110€ que cuestan ahora mismo las zapatillas, aprovecha porque pueden ser una buena inversión para usar en temporadas de tiempo inestable y por debajo de 25-30º sin sacrificar la comodidad. No obstante, si quieres esperar a que Nike las devalúe del todo cuando las lleve al Factory, también estás en tu derecho a hacerlo.

No son las zapatillas que cambiarán el mundo, pero a ti te pueden venir bien.

Y, recuerda, aquí te las recomendamos antes de que preguntaras si merecían la pena o no.

Jordan Fly '89

110€
7.6

Comodidad

8.0/10

Molonismo

4.0/10

Uso diario

9.0/10

Materiales

8.0/10

Acabados

9.0/10

Pros

  • Lunarlon, comodidad asegurada
  • Discretas y, casi, casi, elegantes
  • Las típicas zapas para quemar todos los días
  • Perfectas para recargar tu coche eléctrico (esto es irónico)
  • Llegarán a los Fucktories, seguro (también es ironía)

Contras

  • Te convertirás en una central eléctrica
  • Un homenaje un poco forzado a las Jordan IV
  • Calurosas para el verano
  • La lengüeta
  • No muy apta para pies anchos


Anterior Siguiente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

keyboard_arrow_up