menu Menú

Review en profundidad de las Peak Streetball Master Edition

Bueno, pues ya hemos probado las Peak Streetball Master Edition (las llamaremos Streetball de ahora en adelante), la auténtica bestia parda que Peak nos ha dejado durante estas semanas y el resultado no puede ser más satisfactorio.

Hace unas semanas ya os comentamos nuestra primera impresión y os comentamos un poco los materiales e información que teníamos sobre la zapatilla, así como la excelente relación calidad-precio que tenían. Bueno, pues la relación calidad-precio ya os la podemos confirmar porque es una de las zapatillas en las que cada euro estará bien gastado, y os dará el resultado que se espera de una zapatilla técnica como ésta.

Las que han estado en nuestros pies son la versión negro y flúor que es, desde nuestra humilde y hortera opinión, una de las más equilibradas en cuanto a lo que viene siendo el aspecto exterior de la misma, pero hay cuatro colores disponibles que seguro que satisfarán a cualquiera, aunque sí es una pena que ciertos colores de los que hemos visto a Lou Williams en la pista no estén disponibles. Bueno, al turrón.

Tracción

Pues una bestia. A pesar de que podamos pensar que una goma dura como ésta pensada para asfalto y cemento no sea la más apropiada para interiores sintéticos o de parqué, hemos decir que pasa la prueba de la manera más satisfactoria posible. Es decir, traccionan y vaya cómo traccionan. Ni un resbalón y inconsistencia en ningún apoyo. Es cierto que ahora mismo la tracción es algo que debería darse por supuesto, pero que un modelo pensado para las canchas de calle traccione tan bien en interiores sí es algo loable.

Aquí la culpa viene del compuesto utilizado en la suela (nombre en clave Peak mixed outsole), una goma mixta que es dura y resistente pero lo suficientemente pegajosa para clavarse en prácticamente cualquier superficie y un dibujo que huye de florituras, pero especialmente pensado para su uso más habitual: las pistas de calle. Así que aquí nos encontramos con un dibujo profundo para evitar que la suciedad y esas pequeñas piedrecillas que suele haber en muchas pistas se claven. En el antepié vemos cómo la suela sube hasta casi el empeine, cumpliendo una doble función que ya hemos visto: encapsular la goma EVA de la mediasuela y evitar así que se vuelva pastosa y evitar que la zona del antepié sufra en los apoyos laterales, especialmente en amagos. Si no nos creéis, echad un vistazo a cómo ha quedado la suela tras varios usos en exteriores e interiores. Como el segundo día, que está sucia 😉

Y, por último, la suela también cuenta con lo que Peak llama Re-enforce en la parte exterior para evitar esguinces en caso de caídas laterales más o menos controladas (obviamente, no se puede luchar contra los elementos… y la torpeza); aunque esto pueda parecer que no es importante en la tracción sí ayuda a la seguridad en los movimientos laterales, con lo que ni tan mal. Vamos, que muy muy completa.

Peak Streetball Master Edition
La suela resiste perfectamente cualquier tipo de superficie

Amortiguación

Efectividad sin florituras. A ver, el Peak Ultralight FOAM no es más que una mediasuela de EVA correctamente hecha. Mucha EVA, eso sí, pero encapsulada con toda esa suela del antepié. Personalmente si algo funciona, lo mejor es seguir exprimiéndolo al máximo. Y aquí vamos casi al límite.

Ese extra de amortiguación podría llegar a convertir a la zapatilla en algo demasiado pastoso, incluso causando problemas de estabilidad a la hora de realizar cualquier tipo de apoyo, pero eso se resuelve de dos maneras: con ese encapsulado y reforzando la zona del talón con un contrafuerte lo suficientemente duro y envolvente como para que el talón (de una persona normal, no el talón izquierdo éste que tenemos) quede correctamente sujeto.

Quizá no sea lo último en tecnología y quizá os molaría tener otro sistema, pero os aseguramos que funciona. Y, de hecho, permite una gran absorción de choques, imperfecciones del terreno y permite que las rodillas no sufran tanto si las tenéis ya algo tocadas. Tras dos pachangas seguidas a tope (las de final de año), las rodillas han aguantado de maravilla con pocos dolores al día siguiente y sin apenas molestias jugando… sin rodilleras ni compresiones. Así que, ni tan mal. Y ya, que las rodillas tienen una edad y tampoco hay que forzar a lo tonto.

Por cierto, la zapatilla es ligera, muy ligera. Así que esa Ultralight FOAM os dará alguna alegría de más a los jugadores rápidos, a costa de sentir algo menos la pista.

Ajuste

Aquí vamos con una de las partes que son más subjetivas.

Empezando por lo más objetivo, ajustan bien. El sistema de cordones utiliza dos tiras en la parte del antepié para generar la presión y ajuste que necesitemos y el resto de la zapatilla utiliza los clásicos agujeros para el empeine. Aunque la construcción esté a caballo entre las zapatillas bajas y la media caña permite un ajuste correcto y prácticamente adaptado para cualquier circunstancia. Pero, porque siempre hay algún pero, el que la zapatilla sea grande, trae consigo que pueda no ser para todos los públicos.

Es decir, si os gustan las zapatillas apretadas, podéis conseguirlo… si tenéis el pie ancho. Es una zapatilla grande, que en caso de tener un pie estrecho puede generar movimiento dentro de la bota en el antepié. Si lo soportas, no tendrás problema, porque la zona del talón y el tobillo están más que reforzadas y bien hechas como para que esa sensación no sea incómoda. Que haya mucho espacio en el antepié y en el empeine también nos viene muy bien a quienes tenemos el empeine muy alto y marcado, así que tampoco tenemos mucha queja.

No obstante, la lengüeta sí nos ha parecido algo incómoda a primera vista porque el indicador de las tallas puede ser algo incómodo con calcetines cortos, ya que se queda pegado al pie y puede ser incómodo. Quizá esté pensado para que no se mueva la lengüeta al usar un atado clásico de cordones, algo que es casi imposible debido a la estructura interior de calcetín a la que va pegada, pero que puede llegar a molestar si usáis calcetines cortos o invisibles.

Una cosa importante: revisad bien el tema de tallas, porque la zapatilla va algo grande. En nuestro caso, con un 12US-46EUR prácticamente como talla estándar en todas las marcas, con un 11US-45EUR vamos más que servidos. Si os gusta jugar con doble calcetín, seguramente vuestra talla sea la de siempre, ya que quedan un poco holgadas de largo, pero revisadlo bien antes de quitar las etiquetas, ya que si necesitáis otra talla diferente a la que habéis recibido, el cambio es gratuito, lo que no deja de ser un alivio. Minipunto para Peak 🙂

Peak Streetball Master Edition
La tabla de tallas

Comodidad

Pues si os hemos dicho que nuestras rodillas se portaron estupendamente al día siguiente (más allá de los achaques de la edad, que no perdona), poco más os podemos decir. Transpira relativamente bien, los materiales son muy buenos, con especial mención a ese P-Meshbelt en el que está construida la zapatilla y que nos recuerda que el knit ha venido para quedarse en el mundillo del baloncesto si está bien hecho y con los refuerzos que han de hacerse. En este caso el calcetín interior permite que no suframos con frío y que la zapatilla sea un guante, incluso con los refuerzos de TPU que están estratégicamente situados en zonas de pisotones y abrasión.

A pesar del refuerzo en el talón, no hemos tenido rozaduras en dicha zona, así que el 10 en comodidad está más que ganado. Pocas zapatillas hemos encontrado que la primera puesta vaya como la seda, más en baloncesto. Así que imaginaos.

Molonismo

Bueno, aquí la nota baja. Pero no porque la zapatilla lo merezca, sino porque no la vemos como zapatilla de calle. Su hábitat natural está en las pistas de baloncesto, sin importar si son cubiertas o no ni la superficie de las mismas y, aunque no sufran si salen de ahí, usarlas es casi un arte.

No obstante, sí es una zapatilla grande, que en ciertos colores puede pasar bastante desapercibida pero que tiene un cierto componente de dad shoe fuera de la pista. Pero si la queréis como zapatilla de gimnasio, especialmente para carreras en cinta o actividades que requieren un cierto esfuerzo y apoyos, os va a ir también de lujo.

Conclusiones

Pues la nota lo dice todo. Y aunque siempre una zapatilla es algo con un componente subjetivo muy importante (forma de pies, de juego, deporte que se haga, forma física), en este caso nos encontramos con unas zapatillas de baloncesto que tienen una relación calidad-precio excepcional. Tened en cuenta que estamos hablando de una gama media-alta por un precio prácticamente imbatible. Y con la oferta de los calcetines Peak (que nos hemos puesto y son muy cómodos) de regalo para las primeras unidades vendidas, ya queda de lujo. Estaremos atentos a las cosas nuevas que nos traiga Peak a España, con especial atención a esa tecnología 3D que le han puesto a Dwight Howard y que tenemos ganas de probar para ver qué tal se adapta al baloncesto.

Peak Streetball Master Edition

79,99
9.2

Tracción

10.0/10

Amortiguación

9.0/10

Ajuste

9.0/10

Comodidad

10.0/10

Molonismo

8.0/10

Pros

  • Tracción perfecta en cualquier superficie
  • Amortiguación eficaz
  • Comodidad desde la primera puesta
  • Materiales de excelente calidad
  • Diseño por y para jugar

Contras

  • Quizá un poco inconsistentes en pistas interiores (pero no están hechas para ello)
  • Amplias en el interior
  • Calcetines cortos y lengüeta: combinación de riesgo
  • No hechas para el día a día (ni falta que hace)


Anterior Siguiente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

keyboard_arrow_up